9 de septiembre de 2014

Imágenes en comales, árboles, nubes, humo de cigarro, etc..


Hola! ;o)
Espero se encuentren muy bien!

El post de hoy es un pequeño complemento del tema de “revelaciones privadas”.
Si dentro de la Iglesia tenemos desorden cuando se promueven apariciones, videntes, etc, sin esperar a que la autoridad eclesiástica manifieste su aprobación, fuera tenemos que lidiar con todas las confusiones que surgen de la ignorancia, la falta de educación, la superstición, la ciencia ingenua, la psicología de café, etc, etc. Así que no es de extrañarnos, enterarnos de que en un comal, en una tortilla, en la madera de una puerta, etc, se pintó ó apareció una imagen religiosa, entonces menos debe asombrarnos a éstas alturas que por ejemplo haya árboles cuyo tronco pareciera contener seres que asoman sus rostros en la madera, lo lamentable es que el fenómeno se le achaque a seres espirituales que se manifestaron, a que es un cruce de líneas hartman, de lo paranormal, y hasta religioso.

El Fenómeno...
Cuando éramos niños quien no recuerda que al recostarnos en el césped ó la arena y mirábamos el cielo pareciera que las nubes tomaban forma de animales, elefantes, delfines, dragones y objetos diversos, es el mismo caso de gente que sumamente sugestionada asegura que ha visto imágenes religiosas en los nudos de la madera y comales.

Neurociencia y Psicología 
La explicación es que se trata de un sesgo cognitivo, una distorsión de la información recibida, la información es percibida de manera defectuosa en el cerebro (córtex) y es procesada en la mente según los deseos, miedos ó archivos que tiene cada persona, porque éste fenómeno psicológico parte desde de la memoria y del reconocimiento de patrones anteriormente recibidos, aunque incluso no se recuerden. En éste caso se trata de sesgos ó atajos de la memoria (ciencia y psicología cognitiva).
Se le llama también Pareidolia.

Estas sugestiones han sido el origen de muchas creencias, de predicciones de psíquicos y adivinos que creen ver en una bola de cristal ó el humo de un cigarro (sin descartar la intervención diabólica obviamente). También de muchas devociones desordenadas, engaños y lucro, lo cual no se necesita ser un experto para saber de donde viene todo éso.
Los frutos de una experiencia ó revelación privada son un indicio para tomar en cuenta para discernir, no hay que dejarnos engañar por la comadre, el compadre ó el vecino que nos invita a un viaje a ver la imagen de la tortilla, ó seres de otras dimensiones manifestados en un árbol y demás curiosidades.
Si una revelación privada es fácilmente promovida en clara desobediencia a la Iglesia ya de inicio ni para que seguir con éso, aunque sea una devoción privada si no nos lleva a un encuentro personal y profundo con Nuestro Señor Jesucristo, al menos a mí, me deja mucho que pensar...es más bien demasiada sensiblería, que se yo..

azulmarina