30 de julio de 2015

El siniestro diálogo interno y Autoaceptación



Hola! Como están? ;o)
Espero que muy bien
Ufff...Sin querer, el mes de Julio (que me encanta) está por terminar se me fué en reflexiones sobre temas de superación específicamente autoaceptación que es la raíz de múltiples problemas emocionales, mentales y espirituales, la finalidad de éste blog no alcanza, ni es la de profundizar en éstos temas, mi intención únicamente es compartir información y alguna cosa que pueda ser útil. Mil, mil gracias por sus sugerencias y por sus visitas al blog.

Caminando hacia la Autoaceptación 
Una distorsionada imagen corporal de sí mismo como vimos en los temas anteriores puede llevar a la persona a un intenso sufrimiento y a la desesperación que a su vez la hace recurrir a medidas extremas y poco saludables para verse momentáneamente mejor, y digo momentáneamente porque si la persona no se acepta y sólo está supuestamente solucionando lo que vé, seguirá intentando una y otra cosa porque ataca un síntoma y no la causa (el rechazo de su propia imagen).
Según los expertos en trastornos de la Alimentación, las personas estrictas y rígidas consigo mismas y con los demás son más propensas a tener problemas con su propia imagen corporal y con ello al autorechazo, a maltratarse, a castigarse y a tener conductas autodestructivas.

El siniestro diálogo interno
La autocrítica es buena cuando sirve para generar buenos hábitos, enmendar los malos hábitos, es buena porque nos ayuda a mejorar y a crecer no sólo fisicamente, sino en todos los aspectos.

El dialogo interno que maltrata y tortura es oscuro, porque genera obsesiones, autorechazo, genera comparaciones injustas y crueles que autodescalifica y genera una constante insatisfacción.
El diálogo interno (ya de por sí el externo) que lastima constantemente insultando hace que la constante insatisfacción se convierta en conductas autodestructivas que se calman con satisfacción instantánea:
- Abuso de alcohol, tranquilizantes, drogas etc,
- adicciones
- Trastornos de la alimentación
- Atracones y luego purgaciones(bulimia y laxantes)

La constante insatisfacción de la propia imagen corporal lleva también a las jovenes a:

-cortarse
- rayarse

en casos extremos:
- A matarse de hambre
- a atentar contra si mismos

Una persona que tiene que lidiar con un diálogo externo que lastima (maltrato verbal, bullying, etc) en teoría se debería cuidar a sí mismo con un diálogo interno que lo apoye, lo anime a mejorar malos hábitos y a ignorar la crítica negativa, apoyado por su familia, pareja y amigos.
En muchos casos desafortunadamente no es así, por lo que la persona debe trabajar su salud mental de la mano de un especialista en su autoestima, autoaceptacion, estableciendo límites y poniendo en su sitio al siniestro dialogo interno que lastima.
La persona estricta debe darse permiso de navegar en los matices, en los grises y colores que existen aunque no le gusten, debe cuestionar cada etiqueta e insulto que se dice a sí misma y desecharlo, debe aprender a tolerar las supuestas imperfecciones dejando de vivir centrada en si misma observando a personas reales de la vida cotidiana y dejando los ideales y cánones de belleza a un lado para poder lograr un equilibrio con metas desde su realidad.

Las metas son un motivador constante, unas metas desde la realidad son un motor que saca de una apatía y una depresión, unas metas desde la realidad no enferman ni obsesionan, no castigan ni agobian, sino impulsan a crecer para sentirse bien, se empieza con pequeños pasos, con metas diarias, leerlas a diario para motivarnos, desde cosas que tenemos empezadas, a medias ó a punto de lograr, retomarlas y hacerlas, ó proyectos a mediano (días, semanas) y largo plazo(estudios, carrera, trabajo, etc), y si no tenemos nada, estamos confundidos, tristes, derrotados ó escépticos,  que la primera meta sea: escribir la primera meta, pensarla, buscarla y encontrarla y cuando menos se piense se habrá dado el primer paso, ejercitando la voluntad, pues puestas nuestras pequeñas y grandes metas en las manos de Dios, Él nos dará la Gracia, el apoyo y la ayuda para salir adelante y lograrlas, seamos pacientes sin dejar de orar. 

Les recomiendo ampliamente para temas de Autoaceptación, el libro “Dios Adentro” y “Del sufrimiento a la paz” del Padre Ignacio Larrañaga. Es lectura cristiana que orienta, apoya, consuela y guía, tener buenos libros, realmente buenos, es como tener realmente buenos amigos..

Los invito a mi Blog "en Contrucción":

Reconciliación, Negociacion y Diálogo Sereno 

azulmarina