8 de julio de 2015

Notas Breves de Autoaceptación


Hola! Espero se encuentren muy bien! ;o)
Aquí ando de nuevo, pero pues como que se me fué la inspiración en lo referente a la new age y es que con ella nunca se termina porque aunque el ateísmo y la increencia están a la alza, la búsqueda y sed espiritual del ser humano está ahí siempre latiendo, pero como no se conoce el propio patrimonio de la Fé, se termina sin querer ó por ignorancia en una espiritualidad vacía, que a lo único que lleva es a la desesperación y a la insatisfacción.
Y bueno husmeando en ivook, a lo mejor los temas que he encontrado si son interesantes para ustedes, la mayoría está relacionado a los supuestos 3 dias de oscuridad en Agosto, al menos en éste momento.
Ayúdenme y por favor háganmelo saber a fundaciondafne@gmail.com

Lo importante de la autoaceptación
Esta palabra se lee en muchos títulos y artículos, está íntimamente ligada a la autoestima.
Ayer en el salón de belleza al que llegué sin conocer, me puse a observar mientras transcurría el tiempo de pose de mi tinte, por lo que me dí cuenta que Rodo es un artista, él es el especialista y lleva la batuta de la orquesta es también el cerebro de los colores, a todas nos envió a la calle con una sonrisa. No pude grabar pero los rostros de como llegamos a como salimos jaja, son evidentes.
Hay estudios por parte de Dove por ejemplo, de como hasta el simple hecho de cortarse el cabello ó pintarse la uña es motivador para sentirse bien anímicamente.
En lo referente a la historia de la belleza (y moda) desde la antiguedad se ha recurrido a técnicas de embellecimiento algunas incluso mortales como el uso de polvos tóxicos para quitar el brillo de la piel ó tintura de labios, ó cuando la moda allá por el renacimiento de las caras pálidas se recurría a sangrías para perder la lozanía y el tono rosado de las mejillas en la época oscura de la historia de la medicina.
Hoy la anorexia,  la bulimia y el boom de la cirugía estética, el botox y demás, también pasarán a la historia.
Aclaro que aunque no soy partidaria de la cirugía estética no porque me asuste, sino porque mis entradas al quirófano han sido de salud y la última vez (2013) iba arañando las paredes desde la camilla rumbo al quirófano, no quería entrar del miedo jaja!!, es por éso que no me pasa por la mente, pero bueno nunca digas nunca.

Esto de las cirugías también pasa al terreno de las adicciones cuando la persona se obsesiona y cualquier defecto que se vé por minimo que sea, se lo quiere arreglar, ¿que pasa? 
Pues sin generalizar es una falta de autoestima y de autoaceptación, no va una sin la otra.
Pero igual esto no se reduce al tema de la cirugía, ayer en el salón me tocó ver que llegó una  joven por ejemplo que al quererse quitar el color negro de su cabello sola en su casa, le quedaron las raíces color zanahoria, yo como estudiosa del color, su color natural le quedaba perfecto al color de ojos y de piel, pero ella decía que no le gusta ni su cabello ni su peso, ni etc, etc,
Así vamos todos sin excepción por la vida cuando nos falta autoaceptación, y es que está en chino con el ritmo de vida actual, que los padres y madres nos ocupemos de nuestros hijos en detalles que no sabemos que son tan importantes, pero que gracias al avance de la ciencia se están encontrando en cuanto a neuropsicología, esperemos en Dios, algún día se reduzcan las cifras de la depresión, bulimia, anorexia, delincuencia y suicidio. 

Y esto desde el núcleo hasta grande escala, cuando quienes estamos a cargo dejemos de servirnos a nosotros mismos, cuando a quienes les toca se ocupen de educar en ciencia y no en la ciencia de la manipulación y de mantener en la ignorancia a quienes debieramos servir.

La autoaceptación sana sin llegar al narcisimo (ver tema notas breves de autoestima) provee salud mental, parte de una sana autoestima es aceptarse con todo, con defectos y virtudes, sin agrandar unos y bajar otros, en la realidad sin autoengañarse ni autoensalzarse.
Porque provee salud mental? Porque una autoaceptación incondicional y sana de uno mismo en la realidad, es una especie de caparazón que nos mantiene protegidos de los constantes bombardeos de las mismas personas que nos critican, que nos hacen bullying, ó que nos presionan por parte de los medios (revistas, tv, etc) de convencernos de que tenemos que ser perfectos, jóvenes y bellos, cuando por naturaleza no lo somos y porque inevitablemente tarde ó temprano la juventud y la belleza se irán. 
Bombardeos que son de cierta forma sesgos cognitivos que tenemos que ir desechando y no dejar que se instalen.
Pues pasado el tiempo al ir perdiéndose la lozanía ó la salud, si no hay un soporte digamos “técnico” de la misma persona aunado a una espiritualidad vacía (no Cristiana), tenemos (sin generalizar) la adicción a la cirugía, al alcohol o a la droga, como una forma de ó intentar cambiar la realidad que es imposible y la persona no solo se va perdiendo sus facciones con tanta cirugía, su alma insatisfecha no encuentra más que desesperación y entonces evade la realidad.

Configurando 
La autoaceptación (aunada a la autoestima) se va configurando desde que somos pequeños con los conceptos que nuestros padres, hermanos mayores, primos, amigos, etc, tienen de nosotros, de los cuales recibimos ánimo, porras y apoyo, y en los casos menos favorecidos recibimos críticas constantes y no constructivas, rechazo y hasta censura, en los casos mas desafortunados ni siquiera ésto porque hay abandono literal ó emocional, desaprobación y rechazo que después genera cuadros de codependencia emocional y adicciones.

-Una crítica es aquella que lastima, impone y una vez que destruye no siembra, sólo destruye.
-Una crítica constructiva, es dar el punto de vista sin imposición, realmente se muestra el interés y las ganas de orientar sin amenaza, sin castigo ni manipular ni condicionar, es sembrar para que aquel que uno ama y que está a nuestro cargo (hijos) con sus recursos que si no los tiene se le apoya, y si los tiene no los saquemos de la realidad ó los haga narcisos, para que si Dios nos lo permite, los veamos florecer.

La autoaceptación es cosa de toda la vida, porque nuestra vida está constantemente en movimiento, llegan los cambios hormonales, el cambio de voz, de cuerpo, de distribución de grasa corporal, de altura, después el embarazo, los cambios de peso corporal, las canas, la enfermedad y el deterioro inevitable.

La aceptación de la propia imagen no sólo física, de nuestro carácter o mal carácter, con ésto no quiero decir que si somos agrios al reconocernos y decir “bueno así soy, ni modo”, no, aquí solamente la Gracia de Dios nos irá moldeando una vez que pongamos de nuestra parte nuestra voluntad, nuestras ganas de querer ser menos agrios, Dios hará su plan cuando nos dejamos moldear.

Mas amor a nosotros mismos, por favor..

Los invito a mi Blog "en Contrucción":


azulmarina